Hay regalos publicitarios que son sin duda alguna útiles y que es prácticamente seguro que todo el mundo acabará utilizando en un momento u otro. Incluso en el caso de que no fueran conscientes de que necesitaban ese objeto antes de tenerlo. Es el caso de los delimitadores de estantería.

No es habitual salir a comprar delimitadores de estantería, es decir, algo que nos ayude a dividir un estante en varios apartados para poder ordenar mejor nuestras cosas o que impida que todo aquello que hay colocado sobre la misma se caiga. Pero si nos lo regalan, sin duda vamos a sacarle mucho partido.

Tipos de delimitadores de estantería publicitarios

Si lo miramos desde el punto de vista del material en el que están realizados podemos dividirlos en dos grandes tipos: cartón y metacrilato u otros plásticos. Los delimitadores de cartón son mucho más económicos y puede ser útiles para separar libros de otro tipo de objetos o para crear divisiones entre los juguetes de un niño.

Los de metacrilato son más resistentes y ofrecen más posibilidades de diseño, pero salen un poco más caros. Como principal ventaja está el hecho de que hay muchas más posibilidades de que se utilicen y de que se haga, además, durante más tiempo.

Si se va a realizar este regalo publicitario a establecimientos comerciales como parte de una campaña publicitaria para que los coloquen en sus estanterías, el cartón es el elemento que seguramente sea más indicado. Esto es así porque las campañas son habitualmente de corta duración y lo que se pretende es conseguir llegar a un gran número de personas por poco dinero.

Pero si se trata de un regalo para que la tienda lo tenga mucho más tiempo, sin relación con una campaña concreta, o para que los clientes lo usen en su casa, entonces lo mejor es recurrir a metacrilatos u otros plásticos.

Este tipo de regalos están pensados para que duren, por eso es necesario realizarlos en materiales más resistentes y cuidar todavía más el diseño para que resulten suficientemente atractivos y bonitos como para querer utilizarlos.

Mientras que si se trata de un regalo para clientes lo más adecuado es que los separadores sean sujeta libros o algún tipo de adorno, si se realizan para establecimientos comerciales deben de sobresalir de la estantería para llamar más la atención del cliente y resaltar el lugar en el que el producto va a estar situado.