Los clásicos imanes de nevera son uno de los recursos de regalo publicitario más habitual y que mejor han soportado el paso del tiempo. Siguen gustando y siguen manteniendo su utilidad a pesar de que la sociedad ha cambiado mucho en las últimas décadas. No obstante todos seguimos acudiendo a la nevera, abriéndola y descubriendo que no nos apetece nada de lo que hay en el interior. Si en la puerta hay un imán publicitario de algún lugar de comida rápida, la asociación es inmediata y muy efectiva.

Imanes Nevera Personalizados

El bajo precio de este tipo de regalos también ayuda a que muchas marcas continúen regalando imanes de nevera. Son coleccionables, son decorativos para las neveras y además son un perfecto recordatorio de determinados productos. La presencia de la imagen en la nevera personalizados nos recuerda que tenemos que reponerlos o hace que nos venga a la memoria, apeteciéndose el comprarlos cada cierto tiempo.

A pesar de ser tan clásicos, la imagen de los imanes se ha renovado mucho. Si antes eran chapas metálicas que tenían un dibujo o bien pintado sobre el metal o bien plastificado encima y que se deterioraba rápidamente por la acción del óxido, ahora están realizados principalmente en plástico. Esto hace que sean muy duraderos y que puedan estar durante años en la nevera con un aspecto impecable.

El plástico es mucho más económico, una ventaja más que se añade a su durabilidad y, además, permite realizar todo tipo de formas y troquelados con sencillez, consiguiendo resultados muy originales. Las técnicas más novedosas en impresión consiguen plasmar en los imanes imágenes altamente realistas y también con cierto movimiento en tres dimensiones.

Imanes nevera Baratos y Originales

Los imanes de nevera suelen regalarse con la compra del producto y suelen aparecer en series coleccionables para animar al consumidor a adquirir más unidades del producto y tener así todos los imanes diferentes. Aunque en muchas ocasiones van dirigidos a los niños, también gustan a los adultos, especialmente cuando tienen información útil como un teléfono, o añaden alguna utilidad, como una pinza para poder sujetar la nota de la compra en la que se apunta lo que se va agotando en la nevera.

imanes para nevera de carton originales

Un regalo muy barato, que permite una gran personalización, que gusta a casi todo el mundo y que además, por su duración, cumple con su misión recordatoria/publicitaria durante mucho tiempo. Con todas estas virtudes no nos parece raro que siga siendo uno de los regalos favoritos de tantas marcas.

Fabricantes de imanes de nevera

Te vas de casa y juras que no te vas a parecer en nada a tus padres. Que tu casa tendrá una personalidad propia, mucho más moderna y que no tendrá nada que ver con aquella en la que te has criado. Pero, con el tiempo, descubres que hay cosas que tenían su razón de ser y que, en el fondo, tampoco es que fueran tan malas.

-Imanes para la nevera: No se puede negar, son un clásico. Los imanes ya te gustaban cuando eras un niño y ahora que tienes tu propia casa no te has podido resistir a ponerlos también en tu nevera. Seguro que ni siquiera te lo has planteado, te has limitado a colocarlos y un buen día tenías una colección muy similar a la de tu hogar paterno.

Los imanes nevera personalizados de hoy pueden ser más modernos y más sorprendentes, pero seguro que te has hecho con algún clásico porque siguen teniendo su aquel.

Manteles de hule: Si preguntas todo el mundo te dirá que son bastante feos y que son poco adecuados para poner a los invitados, pero pocos se libran de tener uno en casa. Y es que son tan prácticos que al final caes. Y es que eso de pasarle una bayeta húmeda al mantel al acabar de comer y que esté listo para lo que venga, no deja de ser una gran ventaja.

Además, hay que reconocer que los modelos de ahora son bastante más bonitos que los clásicos aunque todos acabemos cayendo alguna vez en el típico mantel de hule a cuadros. Algo tendrán cuando nos atraen de tal manera.

El cajón de los cachivaches: Normalmente es el último cajón de la fila, uno que raramente se abre y al que van a acabar todas las cosas que has comprado y que realmente no sabes muy bien para que sirven. Abridores psicodélicos muy graciosos pero que a la hora de la verdad abren muy poco, cuchillos que no cortaban pero que no se tiran porque están nuevos, algunos libros de instrucciones que no se han abierto jamás y un largo etcétera.

El cajón de los cachivaches es imprescindible en cualquier cocina porque además, de vez en cuando nos quita de un apuro. Allí se puede encontrar desde un corcho para tapar una botella de la cual hemos perdido el suyo hasta un recambio para el filtro de la campana, que no se tocaba desde el siglo pasado.