Los imanes promocionales son casi tan viejos como la publicidad moderna. Un regalo que siempre gusta y que no deja de resultar efectivo a pesar del paso de los años. Y es que sus usos son muy variados y proporcionan grandes rendimientos para su bajo coste.

El sistema es muy simple, la base es un imán, normalmente un plástico imantado, que tiene por una cara la imantación y por la otra el dibujo o la impresión promocional. Esta puede tener diferentes características y ser desde un simple dibujo o imagen plastificada hasta una imagen en tres dimensiones con toda la tecnología actual.

Existen también imanes publicitarios metálicos, aunque por su peso y su mayor precio no son los más habituales. Estos son algunos de los modelos de imanes más solicitados:

Imanes con los datos de la empresa. Se trata de imanes muy simples con el logotipo de una empresa, su nombre y su teléfono como base para su realización. Es el caso de los imanes de tiendas de comida rápida que suelen ponerse en la nevera para llamar cuando hace falta sin tener que buscar el número.

Hoy son menos necesarios, ya que los pedidos se hacen en muchos casos por Internet y en los teléfonos móviles modernos podemos almacenar tantos números como se desee, pero solo hay que echar un vistazo a las neveras de los amigos para ver que continúan funcionando.

Imanes con imágenes. Imágenes de todo tipo, desde la del producto hasta cualquier otra imagen promocional relacionada con el mismo. Dado que los imanes pueden tener una gran variedad de formas y colores no hay límites para la imaginación.

Imanes vintage. Una tendencia muy actual, especialmente si la marca tiene ya un largo recorrido. En estos casos, se ha puesto de moda sacar colecciones de imanes promocionales que recogen los antiguos logos de la empresa, antiguos envases o incluso antiguas campañas publicitarias.

Todo lo que tenga un toque de nostalgia gusta en general al público, tanto a aquel que lo ha vivido y lo recuerda como a aquellos que por la edad no pueden hacerlo.

Imanes para vehículos. Aunque no es la manera más habitual de rotular un vehículo es bueno saber que puede hacerse mediante imanes con los datos de la empresa. Estos imanes, potentes y de gran tamaño, se colocan sobre la chapa en lugar de un vinilo o una impresión de fábrica.