Los beneficios de las grandes empresas farmacéuticas solo son equiparables al de los bancos. Por ello, con respecto a lo que dicen en su publicidad, la inversión de la Industria Farmacéutica en investigación y desarrollo es mucho más baja que lo que invierten en publicidad y comunicación comercial.

Cuando compras un producto farmacéutico de una marca en concreto estás comprando mucho más que un simple producto, estás adquiriendo también parte de la investigación y el desarrollo que hay detrás de la marca.