Los imanes personalizados son una forma de publicidad altamente efectiva en gran parte gracias a la sencillez de su diseño básico: un imán que por una cara se adhiere fácilmente a cualquier superficie metálica, como la puerta de una nevera, y por otro lleva la imagen del producto o marca a promocionar.

Imanes coleccionables

Un buen diseño es fundamental en un imán publicitario, ya que debe de crear un impacto positivo en el cliente, que al verlo debe de parecerle lo suficientemente atractivo como para ponerlo en su casa. Y debe de ser así al primer vistazo, para que nada más llegar lo coloque ya que de otro modo quedaría olvidado fácilmente.

Imanes publicitarios con lenticular 3D

Una de las formas más modernas de impactar en el cliente es la impresión de imanes personalizados con lenticular 3D. Se trata de una avanzada técnica de impresión que crea sensación de movimiento. Realmente, se trata de dos imágenes diferentes que al mover el imán, parecen alternarse entre sí.

Imanes personalizados con espuma
Esto permite jugar con el mensaje publicitario de una forma mucho más efectiva que cuando se cuenta con una sola imagen. Por ejemplo, ofreciendo una bonita fotografía del producto en un movimiento y la marca o el teléfono de la empresa en el segundo movimiento.

Supone además un pequeño reclamo para la atención al cliente, que para ver bien qué es lo que hay en la imagen del imán personalizado debe moverlo, dedicándole su plena atención durante unos segundos. De esta manera se garantiza que llega el mensaje de una manera agradable y positiva.

Imanes personalizados baratos

Además de los imanes publicitarios con lenticular 3D también tiene mucho éxito los imanes con utilidades alternativas más allá de la meramente decorativa o de entretenimiento. Nos referimos a los clásicos calendarios de imán o a los imanes que sujeta un bloc con la lista de los productos que se van acabando en la nevera.

Con este tipo de imanes la empresa se garantiza la durabilidad, es decir, el cliente va a utilizar el producto publicitario durante bastante tiempo, o al menos eso es lo que se pretende. De esta forma su impacto no se limita a unos días o un par de semanas, cuando se cambie por otro adorno, sino que se asegura un lugar.

Por supuesto, los imanes no son solo para las neveras aunque es uno de los lugares de la casa más habituales para su colocación. También pueden colocarse en estanterías metálicas de estudios o en archivadores de oficina. Algo que hay que considerar según el tipo de producto que se promocione.

Imanes tipo bloc de notas

Publicidad barata y muy efectiva

Los imanes personalizados son una estupenda forma de llegar al cliente ya que no suponen una gran inversión. Incluso los que están impresos con las técnicas más vanguardistas tienen precios módicos que pueden permitirse también las marcas con menos presupuesto para publicidad.

Uno de los objetivos de los regalos publicitarios es que el cliente tenga la marca presente. ¿Cuántas veces puede visitar una persona como media la nevera cada día? Por pocas que sean, cada vez que alguien de la familia abre la nevera tiene delante de sí la publicidad de la empresa. Y todo por un coste realmente muy bajo.

Imanes flexibles personalizados

El imán es efectivo si es flexible en gran parte porque se considera útil. Cuando a alguien le ofrecen un panfleto publicitario por la calle lo habitual es que lo mire y lo deje en una papelera al poco rato. Pero cuando se le ofrece un regalo útil ya no suelen optar por tirarlo tan fácilmente, normalmente lo guarda y, si se trata de un imán, irá a parar a la nevera con un altísimo porcentaje de probabilidades.

Iman de carton y plastificado personalizado

¿Qué tipo de productos o negocios pueden usar estos imanes?

Realmente los imanes para neveras valen para prácticamente todo tipo de publicidad pero son especialmente útiles para aquellos productos que precisamente tienen que ver con guardarse en frío y con la alimentación. Por ejemplo zumos, frutas, leche o helados.

Pero también son muy útiles en el caso de establecimientos de comida rápida, ya que permiten que el teléfono del negocio esté siempre a la vista. Se abre la nevera, no hay ninguna opción que apetezca o no hay ganas de cocinar y el teléfono del restaurante está justo ante los ojos del potencial cliente invitándole a dejarse llevar por el impulso del momento.

Los productos que consumen los pequeños de la casa, como yogures o galletas también se publicitan de manera muy efectiva con imanes ya que estos les gustan a los niños y les recuerdan el producto cada vez que pasan por delante, aumentando las posibilidades de que lo pidan para la próxima lista de la compra.

Las posibilidades de los imanes publicitarios son muchas y su coste es muy bajo, por lo que siempre resultan una buena inversión.